EL EVANGELIO DEL DOMINGO

 

 

por Gervasio Portilla García


 

XV Domingo del Tiempo Ordinario (B)

 

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MARCOS (6, 7-13)

 

En aquel tiempo llamó Jesús a los Doce y los fue enviando de dos en dos, dándoles autoridad sobre los espíritus inmundos. Les encargó que llevaran para el camino un bastón y nada más, pero ni pan, ni alforja, ni dinero suelto en la faja; que llevasen sandalias, pero no una túnica de repuesto. Y decía:

̶  «Quedaos en la casa donde entréis, hasta que os vayáis de aquel sitio. Y si un lugar no os recibe ni os escucha, al marcharos sacudíos el polvo de los pies, en testimonio contra ellos».

Ellos salieron a predicar la conversión, echaban muchos demonios, ungían con aceite a muchos enfermos y los curaban.

 

Palabra del Señor


 

COMENTARIO:

 

El Evangelio de este Domingo XV del Tiempo Ordinario, recoge como Jesús envía a sus discípulos para que anuncien la llegada del Reino de Dios.

En ellos estamos simbolizados los cristianos de todos los tiempos, que deben dar testimonio de su fe en el mundo que busca respuestas que satisfagan su razón.

El cristiano de hoy como el de ayer, debe ser desprendido, alegre, generoso y disponible, todo lo contrario de su ser egoísta y todo lo contrario de lo que se llama “carrerismo”.

Sólo desde la entrega sin esperar retorno, seremos auténticos discípulos de Jesús.

Es mucho más feliz el que da que el que recibe y esa máxima debe de ser seguida por todos nosotros.

 

Hasta el próximo Domingo si Dios quiere. Paz y bien.